sábado, 15 de junio de 2019

PRECIOS MEDIOS DE MI EMPRESA

Son muchos los mensajes que me llegan al blog y a través de las redes sociales, preguntándome por los precios medios de las empresas de mi cartera. La semana pasada los publicaba en Twitter, pero me parece interesante dejarlos escritos en una entrada al blog, y comentarlos con vosotros. Será bastante interesante comparar estos precios medios dentro de 4-5 años.


Cuando inviertes a largo plazo, muchos dicen que el precio medio no importa, que lo importante es el dividendo y su crecimiento. En mi caso, sabéis que soy más defensor de tener como primer objetivo, conservar e incrementar el capital mes a mes. Volviendo al título de la entrada, en la siguiente imagen pueden ver los precios medios de Mi Empresa:



Tenemos un poco de todo. Empresas con plusvalías importantes y empresas con minusvalías importantes, pero en general nada grave invirtiendo a largo plazo.
Destacan como mayores subidas:
  • Iberdrola
  • Naturgy
  • Diageo
  • Allianz
  • JNJ
Destacan como mayores caídas:
  • KHC:
  • Bayer:
  • Unibail-Rodamco
  • ATT
Antes esta situación surgen dos preguntas claras:

1) ¿Cuando vender una empresa que cae de forma importante?
Rescato una entrada de hace un par de años, con varios ejemplos y reflexiones vividos en carne propia, que viene al hilo de la entrada de hoy……:
Las 6 ventas completas de empresas que he realizado en mi cartera en los últimos años, y las que debería haber hecho hace tiempo:
  • Kinder Morgan: sufrió una reducción del rating de su deuda y llegó el “cuchillo”. Para solucionar la papeleta y ganar credibilidad la empresa bajó el dividendo un 75%, lo que llevó a los inversores a huir en estampida. En mi caso aguanté la acción hasta que llegó el rebote y vendí en 18,22 dólares en pérdidas, rotando a Mapfre. Por el medio de toda esta historia estuvo nuestro “tito” Buffett, compró en suelo y vendió en 18. Nunca debí comprar, me dejé llevar por páginas y blogs en USA, entrando sin estudiar la empresa a fondo.
  • Sainsbury: trimestre tras trimestre el retail ha ido bajando ventas de forma constante, acompañado de reducciones del dividendo y de caídas en su cotización. Compré en el Brexit a “buenos precios” y tras los malos resultados del primer semestre, vendí este mismo año con plusvalías del 18%. No le acabo de ver ninguna ventaja competitiva respeto al resto del sector. Nunca debió entrar en la cartera, me dejé llevar por su histórico de dividendos.
  • Caterpillar: líder mundial de su sector. Vendí toda la posición con plusvalías del 60%. Analizando sus fundamentales sólo veía malos resultados. A mi precio de compra la empresa me estaba dando un 4,5% de dividendo. No debería haber vendido, no supe interpretar la ciclicidad de la empresa, asociada por completo al sector de la materias primas. Fue vender y ponerse a subir como que no hubiese mañana, marcando máximos históricos día tras día.
  • Chevron: vendí con plusvalías. En este caso tengo bastantes dudas de la decisión. El sector tiene bastantes incertidumbres a largo plazo, pero la calidad de la empresa es importante. Mi decisión es clara, apuesto por Shell con una pequeña posición. Siempre está bien llevar algo de petróleo por lo que pueda pasar.
  • Repsol: cíclica de libro que no reparte dividendo. Nunca debió entrar en mi cartera de largo plazo. Como buena cíclica llegó el rebote y pude vender con plusvalías del 41% en 15 euros. Dos meses antes de la venta compré Shell, ésta si se quedará en la cartera para “siempre”. Repsol no es mala empresa, todo lo contrario, pero en una estrategia DGI tiene poco sentido. Veremos que nos depara el sector petróleo en el futuro. De momento en mi cartera el “oro negro” representa apenas el 2%. 
  • General Electric: la sexta y última venta total de una empresa de mi cartera hasta la fecha. Resultados muy malos con una caída del BPA del 33%. Al analizar los resultados reflexioné el fin de semana posterior y dejé la orden de venta puesta a mercado. Vendí a 23,40 dólares y roté a Porsche. La falta de liquidez y la deuda les impedía pagar el dividendo que finalmente redujeron al 50%. Queda poco de la empresa que fue, a los precios actuales del sector me quedo con Siemens. Una vez más, USA no perdona un recorte del dividendo. Por cierto, nuestro amigo Buffett se salió antes de la caída y la reducción del dividendo.
Hasta aquí las seis ventas totales de la cartera. ¿Cuál debería haber vendido, pero no lo hice?:
  • Teva: se ha hablado largo y tendido en este blog sobre la empresa. Las malas decisiones de la dirección la llevaron a una deuda insostenible y a una reducción del dividendo del 75%. No supe vender como en otros casos y me he comido la caída entera. Me da igual que la lleve Parames o la OCU en cartera, el día que anunciaron la reducción debí vender. Bueno, mejor dicho, nunca debí comprar. 
  • Telefónica: saben mi opinión desde hace tiempo. Un destructor de valor constante, debió de salir de mi cartera cuando tocó los 10 euros. No sé si tendré la suerte de volver a verla a esos precios, pero esta vez ya no me vuelve a pillar, os lo aseguro. Ya tengo la orden de venta puesta. No descarto salir antes para compensar alguna plusvalía. Debería aparecer en el diccionario como definición de coste oportunidad.
Finalmente como saben, vendí Teva y Telefónica, para afrontar parte de los gastos de la compra de un piso. Ambas empresas cotizan muy por debajo de mis precios de venta. La deuda y las reducciones del dividendo no son compatibles con el largo plazo…..

2) ¿Cuando vender una empresa que sube de forma importante?
Posiblemente, una de las preguntas más difíciles de contestar. Invirtiendo a largo plazo y con una estrategia DGI, el mejor momento para vender una buena empresa es Nunca.

Termino la entrada de este sábado con una frase de Peter Lynch escrita en mi libro favorito sobre bolsa: Un paso por delante de Wall Street, que puede resumir perfectamente las reflexiones de este sábado:


Saludos a todos.

5 comentarios:

Juan dijo...

Buenas F.A. Sobre el tema que expones, yo elegí la opción de salir de valores como Telefónica y Popular (solo perdí un 15%, no se asusten) para compensar plusvalías. Al principio como principiante estas decisiones me afectaron bastante (aceptar errores). Hoy día trato de ser más frío en mis inversiones, fijar stops antes de entrar, y sobretodo no "casarme" con ninguna empresa. Sigo aprendiendo y buscando valor en el mercado. Como decía Lynch, los pequeños inversores tenemos la gran ventaja de que acertando con un solo valor con grandes subidas a largo plazo, podemos arreglar o lucir una cartera decente. Un saludo.

José Fernández dijo...

Yo de momento no vendo nunca y telefónica y Repsol no me parecen malas para largo plazo.
La cagada de momento q he cometido es comprar para especular CaixaBank y Bankia y de momento aguantando minúsvalias,pero si q no vendo con pérdidas.
Mientras esperamos pues a cobrar dividendos.
La cartera de largo plazo estoy con una rentabilidad de 4,6 neto.
Saludos

Luis C dijo...

Lo que menos me gusta de tener un alto precio medio es que la rentabilidad por dividendo me sale menor que si hubiera comprado más barato y también que muchas veces significa que la empresa no es tan buena como parecía cuando la compré.

Últimamente me gusta comprar en varios paquetes cada empresa para rebajar el precio medio de compra y también por si es una trampa de valor salir con las menores pérdidas posibles.

Un saludo.

Unknown dijo...

I have found a fund with nice conditions: https://www.kitv.com/story/40599924/blockchain-credit-partners-bcp-opens-first-investment-fund-for-the-fire-community They offer to give first 10% to the investors. Sounds like a good deal, what's your opinion?

Alex dijo...

Pues el largo plazo, vuelve a funcionar aquí. Yo compre KMI tb como tu, pero sigo dentro, ya con beneficios, y la empresa ahora tiene buen rating y buenas valoraciones.