sábado, 26 de septiembre de 2020

¿ERES LONCHAFINISTA?

Corría el año 2007, cuando escuché por primera vez la palabra lonchafinismo en el foro de Burbuja.info. Confieso que me hico mucha gracia desde el principio, junto a otros “palabros” utilizados como casapapi, visillera, cuencoarrozista, porqueyolovalgo…y un largo etcétera de términos despectivos, utilizados para describir a los distintos personajes de la burbuja inmobiliaria del año 2007. En las redes sociales esta de “moda” últimamente este término, generando bastantes discusiones entre ahorradores. Me resultado curioso, la diferencia tan extrema de gastos entre distintas familias en las mismas partidas (sobretodo alimentación y suministros), partiendo de que todos somos ahorradores y nos movemos en círculos de inversión, donde se sobreentienden unos ingresos por encima de la media.



Siempre he defendido, que hay una delgada línea que separa, llevar un buen control de los gastos valorando la alternativa más coste/efectiva, y el lonchafinismo, entendiendo lonchafinismo, como un término despectivo para describir al tacaño compulsivo y enfermizo, que prefiere quedarse en casa una tarde, con tal de no gastar 3 euros en un helado, o ponerse 3 mantas en casa, con tal de no encender la calefacción. Las últimas semanas la “vena lonchafinista” ha llegado a mí, y me he puesto manos a la obra para ahorrarme unos euros al mes sin perder calidad de vida. Dos han sido hasta el momento, las medidas más importantes de Mi Empresa:

  • Novación de la hipoteca: como comentaba en la entrada anterior, he conseguido la novación de mi hipoteca. Hablando de gastos, supondrá un ahorro mensual de 65,50 euros.
  • Negociación de la tarifa de internet: siguiendo la misma estrategia que con la novación de la hipoteca, y con una oferta sobre la mesa de la competencia, mi compañía actual me ha rebajado la tarifa, manteniendo las mismas condiciones, en 34,72 euros mensuales.

Ambas medidas suponen un ahorro de costes fijos mensuales en mi empresa de 100,22 euros. Una cifra importante, si tenemos en cuanta el futuro interés compuesto de esos 100 euros, aunque no soy mucho de utilizar esas calculadoras maravillosas que te acercan a la IF en 30 años…

Y muchos me dirán, ¿Esto no es lonchafinismo?

No, rotundamente no, esto es simplemente intentar, llevar en la medida de lo posible una buena gestión de la economía familiar. Lonchafinismo hubiera sido, eliminar internet de casa, y utilizar el wifi del trabajo o la biblioteca. Lonchafinismo en definitiva es, reducir los gastos de forma enfermiza empeorando tu calidad de vida. Es habitual tener siempre un tacaño en el grupo de amigos y conocidos, en el mío no podía faltar, de hecho, su lonchafinismo extremo le ha ido alejando del grupo, hasta perder el contacto con la gran mayoría. 

Como anécdota os contaré alguna de sus “hazañas”, deciros que es funcionario clase B con plaza en propiedad:

  • Era el último que pagaba la ronda, y en la mayoría de los casos, se iba para casa antes de que le llegará el turno. Nos lo hizo, tres o cuatro veces, a partir de ahí, siempre bote.
  • No le conocimos en 8 años, un bañador distinto. Siempre durante 8 años, cuando íbamos a la piscina el mismo bañador, Adidas gris. Las risas que pasábamos con este tema a sus espaldas, no tienen precio.
  • Pasa el invierno en León sin encender la calefacción. Es soltero, y creo que seguirá soltero muchos años. Personalmente creo que tiene un problema grave con el dinero, que le impide relacionarse de forma normal con la gente.
  • Calculaba al céntimo la gasolina, cuando tocaba pagar entre todos, aunque siempre hacía lo posible para no llevar el coche. En una ocasión nos dijo que lo tenía estropeado, y era mentira, le pillamos.
  • A cualquier plan, salida, comida…le ponía todo tipos de peros a nivel económico. Solo estaba contento, si cada uno se llevaba su bocadillo y no se tenía que ir en coche.
  • Cuando había que poner bote, siempre tenía que ir al cajero. Se lo adelantábamos y luego a esperar. Al final ya no nos cortábamos un pelo, y le llevábamos al cajero directamente.
  • Con 40 tacos, sigue a día de hoy, acudiendo a recoger los tupper a casa de su madre, con la que se lleva bastante mal, por cierto. Pero claro, si la comida sale gratis….Sigo sin entender como hay gente que gasta al mes 100 euros/persona en comer. Lo entiendo en familias donde no hay otro remedio, pero no en gente que invierte. Por 200 euros al mes, una pareja no puede comer durante 30 días de forma equilibrada. 
  • Cuando apenas teníamos dinero, tirábamos mucho de camping y botellón, el como buen lonchafinista, nunca tomaba copas salvo invitación, y reducía al máximo su estancia, incluso iba y volvía en el día.
  • En definitiva, su tacañería enfermiza le ha privado disfrutar de uno de los mayores placeres de la vida, estar con amigos disfrutando de una buena cerveza. Le ha privado incluso, de algún viaje internacional low cost a casa de amigo Erasmus, teniendo dinero de sobra para permitírselo. Le ha privado de los momentos más importantes de la vida….

Hasta aquí la entrada de hoy, lo dicho, cuidado con el lonchafinismo….te puede parecer que no, pero te puedes estar convirtiendo en un tacaño enfermizo, y eso requiere tratamiento médico, y no lo digo en bromas. En caso de duda consulte a su farmacéutico.


Saludos a todos.




sábado, 19 de septiembre de 2020

NEGOCIACIÓN DE LA HIPOTECA CON EL BANCO

La idea de esta entrada al blog, es poder ayudar a gente que se encuentre en la misma situación que la mía, a ahorrarse una cantidad importante de dinero. Hablando con varias personas de mi entorno, es curioso ver como el 99% de las personas a las que he preguntado, desconocen por completo que las condiciones de una hipoteca se pueden negociar con el banco. La mayoría piensan que una vez firmada la hipoteca, no es posible ningún tipo de negociación. La nueva ley hipotecaria, favorece enormemente los cambios de banco, al ser las entidades financieras las que asumen la mayoría de los gastos. 



En primer lugar, y antes de poner un ejemplo práctico (el mío), debemos dejar claro un par de conceptos: Subrogación y Novación. La novación, es la renegociación de las condiciones de la hipoteca con la misma entidad en la que la hipoteca fue aprobada, y la subrogación, es cambiar las condiciones la hipoteca, llevándonosla a otra entidad. Son términos que van bastante unidos entre sí, dado que, a efectos prácticos, para conseguir una novación, debes tener sobre la mesa la oferta de subrogación de otra entidad. Tu banco actual, salvo que le presentes una alternativa mejor a tu hipoteca, aprobada por otro banco para ti de forma personalizada, nunca llamará a tu puerta para mejorarte las condiciones. Dicho esto, vamos a entrar en materia:


Antecedentes

En mi caso tengo una hipoteca fija a un interés del 2,35%, firmada hace dos años y medio. Es por todos sabido, que los intereses actuales han bajado de forma importante, concediendo los bancos hipotecas fijas medias por debajo del 1,7%. Una diferencia del 0,6-0,7% supone un ahorro de dinero importante, desconocido por la mayoría de la gente. 


Comisiones

Aunque las hipotecas son parecidas al inicio de la negociación con el banco, cada cliente es un mundo, y las condiciones finales firmadas, varían mucho en función del tipo de cliente: importe de la nómina, otras deudas, gastos mensuales... etc. Lo que suele ser común en muchas hipotecas es la comisión por subrogación y la comisión por novación. En mi caso, ambas comisiones son el 0,5% del importe pendiente. Si tienes pendiente 100.000 euros, dicha comisión supondría un coste de 500 euros, “calderilla” comparado con el ahorro que supone una bajada de un 0,7% de interés, en el diferencial de la hipoteca. La competencia entre entidades es bastante agresiva en la actualidad, me he encontrado entidades que te devuelven estas comisiones si firmas con ellos.


Negociación con el Banco


Los pasos a seguir si quieres mejorar las condiciones de tu hipoteca son los siguientes:

  1. Estudiar el mercado actual: debes solicitar a varias entidades la subrogación de tu hipoteca y los gastos que te supondría. Es importante tener claro los gastos, porque hay muchas entidades que ya no están subrogando. Lo que te piden es que canceles la hipoteca anterior y hagas una nueva con ellos. La cancelación a nivel de costes es más cara que la subrogación, así que bajo mi punto de vista es mejor centrase en entidades que sí subroguen. A parte de la cancelación, hay bancos que exigen tasación, otros que la exigen, pero luego te devuelven el dinero. También es importante tener claro el tipo de vinculaciones que exige cada banco: seguros, planes de pensiones…etc. Resumiendo, lo importante es tener claro los gastos para poder comparar entre entidades, y quedarte con el mejor “postor”. La oferta actual es muy amplia, las mejores las he encontrado en: My Investor, Openbak y Targobank. Hablando de cifras, en mi caso la mejor oferta ha sido: 1,59% fija y 0.79% variable. Como os dije anteriormente, cada cliente es un mundo, y las condiciones pueden variar de forma importante en función de muchos factores, no es lo mismo financiar un 80% de la vivienda con un sueldo a 30 años, que financiar el 50% de la vivienda con dos sueldos clase A de funcionario a 12 años. Insisto, hay que tener claro todos los gastos, puede compensar tener que pagar algo más por el cambio, si no te la “meten” vía vinculaciones o comisiones abusivas.
  1. Preparar los documentos: para agilizar los trámites, te recomiendo que tengas preparado en PDF los siguientes documentos: DNI, declaraciones de la renta de los últimos dos años, tres últimas nóminas, último recibo pagado de la hipoteca, último recibo seguro de hogar, vida laboral, contrato de compraventa, escritura y contrato hipotecario. Es un coñazo, lo sé, pero tenlo preparado y todo irá más rápido.
  1. Elegir la hipoteca que quieres: una vez que tienes ofertas en firme sobre la mesa, debes decidir cuál es la hipoteca que quieres. Aquí poco voy a añadir. La elección es un tema personal. ¿Hipoteca fija o variable? ¿Reducir años o cuota?, cada cual debe de tomar sus propias decisiones una vez comparadas al detalle las alternativas posibles.
  1. Ir con la oferta a tu banco actual: con la mejor oferta que tengas, debes dirigirte a tu banco actual y decirles que quieres que te igualen la hipoteca, o te cambias de entidad. Después de mirarte con cara de indignación unos segundos, te dirán que les dejes unos días para darte una respuesta.
  1. Sentarte a esperar: este tipo de trámites requieren de varios días, así que mejor no ser un “ansias”. En mi caso, teniendo en cuanta que me pilló en agosto, tardaron en responderme casi tres semanas. Son en general, tramites que requieren de bastante tiempo, así que te recomiendo armarte de paciencia.
  1. Tomar una decisión: lo más fácil, si te igualan las condiciones te quedas, y si no te las igualan te vas. En este punto no hay mucho más que pensar. Si te quedas en el banco hablaríamos de novación, y si te vas del banco hablaríamos de subrogación. Hagas lo que hagas, siempre saldrás ganado económicamente.

Para terminar, deciros que, en mi caso particular, mi banco actual ha igualado la oferta que les presente. Hablando de cifras, los gastos para mí han serán de 695 euros, y el ahorro en intereses será de 20.450 euros. A nivel de hipoteca, mi movimiento ha sido reducir el interés, del 2,35% fijo al 1,59% fijo. He pensado mucho si reducir la fija o cambiarme a variable, finalmente voy a reducido el tipo de interés y me quedaré con la fija (confieso que tengo dudas aún). Hablamos de una hipoteca a 25 años y sin intención de amortizar, de ahí mi decisión. Nadie sabe lo que pasará los próximos 25 años. Ayer preguntaba en Twitter y esto respondían mis seguidores:



Creo que puede ser una entrada interesante para mucha gente. El importe que nos podemos ahorrar es bastante elevado, como para no tenerlo en cuenta. Por cierto, que hayas negociada una vez con tu banco y mejorado las condiciones, no quiere decir que no lo puedas volver a hacer, así que estaremos atentos a la evolución de los tipos de interés.


Saludos a todos.




 

sábado, 20 de junio de 2020

PILOTO AUTOMATICO

El año pasado en el mes de Diciembre, publicaba una entrada titulada Piloto Automático, en la que hablábamos sobre la posibilidad de ir creando una cartera pasiva de largo plazo, con aportaciones mensuales de forma sistemática a un fondo indexado, en concreto al Amundi Index World. Indexado que replica el comportamiento del mercado global. Dicha entrada terminaba como pueden leer a continuación:¿Puedes ahorrar 100 euros de tus ingresos mensuales? Si puedes, no hay excusa. Como dato para animarte a invertir, con una revalorización anual del 8% con tasas de inflación del 2%, esos 100 euros serán 68.000 euros dentro de 25 años. Y si en vez de ahorrar 100 euros, puedes ahorrar 200 euros, a 25 años la cifra será de 135.000 euros. Esos 135.000 euros en fondo de reparto al 5%, te aportarán 440 euros libres de impuestos cuando estes jubilado, no esta nada mal. 
Seguiremos aportando los próximos 18 años. Nos vemos casa seis meses, para comentaros la evolución de esta posición de Mi empresa llamada “Piloto Automático”. Creo que será bastante interesante ver la evolución los próximos años en el Blog.


Pues bien, han vuelto a pasar seis meses y toca revisión. La idea, como comenté el año pasado, es aportar 100 euros todos los meses, esté como esté el mercado. Hemos cumplido con el plan, y seguiremos cumpliendo con él hasta que mi hija cumpla los 18 años. En la siguiente imagen pueden ver las aportaciones realizadas desde la entrada en mi cartera: