martes, 17 de enero de 2017

EL DINERO NO DA LA FELICIDAD, PERO REDUCE LA TRISTEZA

Este pasado lunes 16 de enero fue considerado "el día más triste del año" o “Blue Monday”, según una fórmula, que señala como tal al tercer lunes del año, tras calcular las deudas navideñas, la motivación, el tiempo y la necesidad de tomar decisiones y otras variables. No lo digo yo, lo dice un científico.


La fórmula 1/8C+(D-d) 3/8xTI MxNA fue hallada por el psicólogo de la Universidad de Cardiff, Cliff Arnall. 
La C es el factor climático, la D representa las deudas adquiridas durante las Navidades y el pago de las tarjetas de crédito. Regalos, cenas y comidas fuera de casa, viajes, lotería, gastos extra que menguan nuestras cuentas corrientes. La d minúscula se refiere al dinero que se cobra en enero y la T es el tiempo trascurrido desde la Navidad. La I representa el período desde el último intento fallido de dejar un mal hábito. Los buenos propósitos de comienzo de año empiezan a ser arrinconados por muchos: dejar de fumar, ir al gimnasio, adelgazar. Sin embargo, las motivaciones cuentan y el profesor Arnalls las incluye en su fórmula con la letra M. La NA, al final, es la necesidad de actuar para cambiar la vida. Estas fórmulas no tienen base científica, como ha reconocido Cliff Arnall, pero el Blue Monday ya se ha extendido por todo el mundo.
Teniendo en cuenta está fórmula y volviendo al título de la entrada podemos decir que un inversor a largo plazo está menos triste el día más triste del año, por varios motivos:
  • No suele presentar deudas y pagos pendientes de tarjetas de crédito por lo que la variable D de la fórmula tiende a cero.
  • Suele tener sus ingresos perfectamente cuadrados por lo que la variable d no le afecta demasiado a nivel mental.
  • Respecto a la variable T, sinceramente creo que poco puede afectar a un inversor a largo plazo, más si ya es IF.
  • Las variables I, M y NA si le afectarán como al resto de los mortales, salvo que se haya retirado a jubilarse a una zona con un clima más templado todo el año. 
Dejando de lado el rigor científico de esta fórmula, les pregunto: ¿El dinero da la felicidad?

domingo, 15 de enero de 2017

LA CARRERA DE LA RATA EN MI ENTORNO

Si decimos “la carrera de la rata” en nuestra comunidad, creo que el 100% de los que invertimos a largo plazo sabemos de lo que estamos hablando.
La frase “la carrera de la rata” sintetiza un concepto que Kiyosaki hizo famoso a partir del libro Padre Rico Padre Pobre.
Libro recomendado en este Blog que he leído un par de veces. Más que un libro de inversión, yo siempre digo que es una buena historia para cambiar tu mentalidad respecto al dinero.
Entender el concepto puede llegar a ser fácil, pero salir de la carrera de la rata, o no caer en ella, puede ser una tarea difícil. 


El libro Padre Rico Padre Pobre la describe como aquella situación en la que tus gastos tienden a crecer al mismo ritmo en que aumentan tus ganancias. Cuanto más ganas, más gastas. Por alguna razón, el dinero siempre es poco para quienes están corriendo esta carrera.

Vamos a ver ejemplos reales de casos que me he encontrado entre amigos, conocidos y familiares donde podemos ver perfectamente esta situación: